fbpx

¿Necesito Un Abogado Para Mi Divorcio?

Divorciarse es como emprender un largo y tortuoso viaje por carretera sin un mapa. El proceso de divorcio es confuso, estresante y a veces da la sensación de ir en círculos. Y como en cualquier otro viaje, tener a alguien con experiencia y conocimientos que te guíe puede marcar la diferencia. Ahí es donde entra en juego un abogado de divorcios. Pero, ¿es absolutamente necesario?

La Respuesta Corta: Depende

Aunque algunos pueden tener la tentación de encargarse ellos mismos del proceso para ahorrar dinero, es esencial sopesar cuidadosamente los pros y los contras. El divorcio implica un sinfín de complejidades jurídicas y financieras que pueden no ser evidentes a primera vista. Desde la división de propiedad y asuntos de custodia de los hijos hasta la manutención cónyugal y las cuentas de jubilación, el panorama legal puede ser desalentador. Si hay algún desacuerdo entre usted y su futuro ex cónyuge en relación con asunto económicos, arreglos de custodia, la manutención de los hijos o del cónyuge, o la división de bienes, obtener un abogado para divorcio puede ser una buena idea.

Cuándo Puede Ser Que No Necesite Un Abogado

Si su divorcio es sencillo–sin hijos, sin bienes compartidos, y sin deudas–y de mutuo acuerdo, es posible que pueda tramitarlo sin abogado. Un divorcio de mutuo acuerdo es aquel en el que la pareja está de acuerdo en el divorcio y en todas las cuestiones importantes relacionadas con la disolución del matrimonio. Las cuestiones principales suelen incluir aspectos como la división de la propiedad, la división de los bienes conyugales (por ejemplo, dinero en cuentas bancarias, planes de jubilación, cuentas de ahorro, planes de pensiones e inversiones), la división de la deuda conyugal, la manutención del cónyuge, y la custodia y manutención económica de los hijos menores.

Sin embargo, “sencillo” no es una palabra que suela utilizarse para describir ningún divorcio. Incluso sin hijos ni bienes compartidos, hay emociones de por medio. Y las emociones pueden complicar incluso las cosas más sencillas.

Los hispanos tenemos un refrán que dice “lo barato sale caro.” Recuerde que al tratar de lograr un divorcio barato, puede terminar ahorrando centavos para luego perder dólares. Por lo tanto, aunque usted y su cónyuge no tengan hijos, deudas, ni bienes, o tengan la suerte de llegar a un acuerdo sobre los derechos de custodia y la forma en que se gestionarán los asuntos económicos, podría ser conveniente contratar a un abogado especializado en divorcios para garantizar la protección de sus derechos. Esto podría implicar simplemente que un abogado redacte una sentencia de divorcio o revise un acuerdo. Por suerte, hay muchos abogados especializados en divorcios que están dispuestos a cobrar una tarifa plana por estos servicios limitados.

Si toma la decisión de seguir adelante con un divorcio por si mismo, sería muy prudente que investigara los pasos adecuados, las leyes de divorcio pertinentes, y los formularios que necesita preparar y presentar, como la solicitud de divorcio. Muchos estados, si no todos, por ejemplo, tienen requisitos de residencia para iniciar una demanda de divorcio.

Cuándo Puede Ser Que Si Necesite Un Abogado

Si le han entregado los papeles del divorcio, su cónyuge ha contratado a un abogado o tiene entre manos un divorcio contencioso, debería plantearse contratar a un abogado familiar. A diferencia de un divorcio no impugnado, un divorcio impugnado se produce cuando uno de los cónyuges no quiere poner fin al matrimonio, o si hay un desacuerdo con respecto a cosas tales como la forma en que se distribuirán los bienes gananciales, la deuda o la custodia de los niños menores.

Los malos tratos o la violencia doméstica, contra usted o sus hijos, son otras cuestiones que suelen complicar la disolución de un matrimonio. Uno o ambos cónyuges pueden tener que luchar a favor o en contra de los derechos de visita de los hijos y las órdenes de alejamiento. Aunque en este tipo de situaciones sería muy recomendable contar con un abogado experto en derecho de familia, por desgracia no mucha gente puede permitírselo. La buena noticia es que hay muchos abogados de derecho de familia dispuestos a ofrecer servicios gratuitos o de bajo coste.

Y no olvidemos que, a veces, sólo necesitas un abogado que entienda toda la jerga legal y te guíe a través de la jungla de los procedimientos de divorcio. En serio, ¿alguna vez has intentado leer un documento legal? Es como intentar entender un idioma extranjero, pero sin la diversión de estar de viaje.

Opciones Alternativas Gratuitas O De Bajo Costo

Si desea o necesita servicios legales pero tiene bajos ingresos, las siguientes son opciones gratuitas o de bajo costo. Una de las ventajas de estas opciones, además de su bajo costo, es que se pueden combinar.

  1. Obtenga asesoramiento legal gratuito en español de los mejores abogados en Judigo Legal. Si solo necesita unas pocas respuestas sobre asuntos legales o necesita alguna orientación, puede chatear en línea con un abogado calificado por gratis ¡y en su idioma!
  2. Negocie informalmente con su cónyuge. Si es posible, intente llegar a un acuerdo negociando con su cónyuge. Las negociaciones suelen incluir planes de crianza de los hijos y resolución de problemas económicos. Aunque las negociaciones pueden durar varios meses y lo más probable es que pongan a prueba su cordura, a la larga podría ahorrarse miles de dólares  y mucho tiempo.
  3. Pruebe el divorcio colaborativo. Los divorcios colaborativos implican que cada parte contrata a un abogado para intentar llegar a un convenio sin tener que luchar en los tribunales. En un divorcio colaborativo, los cónyuges no hablan entre sí a menos que sus abogados estén presentes, y si durante el proceso una de las partes amenaza con demandar a la otra, el proceso de divorcio colaborativo termina. Aunque esta opción es un poco costosa, proporciona a cada parte el apoyo de un defensor, mantiene el asunto en privado, fuera de corte, y a menudo cuesta sólo una fracción de ir a juicio.
  4. Pruebe una mediación. El proceso de mediación es mucho más sencillo que ir a juicio. Se trata simplemente de una reunión relativamente informal dirigida por un mediador cuyo trabajo consiste en ayudar a los cónyuges a llegar a un acuerdo. El mediador suele ser elegido por ambos cónyuges y es neutral en el sentido de que no está allí para tener favoritos ni para juzgar. Su único objetivo es conseguir que ambos cónyuges lleguen a un acuerdo. La mediación privada puede ser un poco cara, aunque es mucho más barata, menos engorrosa y menos arriesgada que ir a juicio. Algunos tribunales y gobiernos locales ofrecen servicios gratuitos de mediación, por lo que puede merecer la pena investigar un poco para intentar encontrar uno.
  5. Contrate a un abogado para que se encargue sólo de uno o unos pocos asuntos, osea, representación de alcance limitado. Muchos abogados, incluidos los miembros de Judigo Legal, ofrecen servicios independientes y con tarifas planas. Con la representación limitada, puede ahorrar mucho dinero si se encarga usted mismo de algunas tareas y delega las más complejas a un abogado. Por ejemplo, algunas personas contratan a un abogado de familia sólo para que les represente ante el tribunal o en una mediación, o para que redacte o revise los papeles de divorcio.
  6. Obtenga ayuda de las clínicas de asistencia jurídica. Muchas oficinas de ayuda legal pueden responder a preguntas y proporcionar representación limitada o completa según sus recursos economicos. Visite https://www.lawhelpca.org/find-legal-help/directory/area para obtener una lista de organizaciones de asistencia jurídica gratis o de bajo costo en California. También puede preguntar en su colegio de abogados local sobre organizaciones de asistencia jurídica gratuita o de bajo costo. Consulte la lista del Colegio de Abogados del Estado de California en https://www.calbar.ca.gov/.
  7. Si vive en California, contrate a un Asistente de Documentos Legales registrado. Los Asistentes de Documentos Legales (LDA) son profesionales capacitados que no son abogados pero están autorizados para preparar y presentar documentos legales, incluyendo la petición de divorcio, para los clientes. Tenga en cuenta que los LDAs no son lo mismo que los paralegales. En California, y en muchos otros estados, los paralegales no pueden trabajar directamente para el público. Más bien, paralegales sólo pueden trabajar para un abogado y bajo su supervisión. En cambio, los LDAs pueden trabajar directamente para el público y suelen ser mucho más baratos que los abogados. Sin embargo, tenga en cuenta que los LDAs no pueden representarle ni asesorarle jurídicamente: sólo los abogados pueden hacerlo. Además, debe asegurarse de que cualquier LDA que desee contratar esté registrado en la Secretaría del Condado de cada condado en el que preste sus servicios. Para más información sobre los LDAs o para una lista de LDAs en su área, vaya a https://www.courts.ca.gov/24640.htm?rdeLocaleAttr=en.
  8. Busque abogados privados que estén dispuestos a representarle de forma gratuita o a bajo coste. Puede empezar preguntando a los abogados miembros de Judigo Legal visitando https://app.judigolegal.com/.
  9. Solicite una exención al tribunal en el que solicita el divorcio. Muchos, si no todos, los tribunales de California ofrecen exenciones a las personas con ingresos limitados o que participan en programas de asistencia pública. Estas exenciones le permiten presentar la documentación del divorcio y recibir ciertos servicios judiciales de forma gratuita.

Palabras finales sobre las opciones de bajo costo: Desconfíe de las empresas de divorcio en línea y de los asistentes jurídicos que ofrecen sus servicios a precios de ganga. Asegúrese de investigar a cualquier persona que tenga la intención de contratar. Y recuerde: ¡sólo los abogados colegiados pueden asesorarle sobre cuestiones legales!

En Conclusión

Como la mayoría de las cosas en la vida, si necesita o no un abogado de divorcios no es una respuesta única. Depende en gran medida de su situación específica. Si no está seguro, no está de más consultar con un abogado para entender mejor sus opciones. Los chats con abogados en Judigo Legal son gratuitos, pero si necesitas algo más que una charla rápida, muchos abogados miembros ofrecen consultas gratuitas más largas.

Al fin y al cabo, es mejor tener y no necesitar que necesitar y no tener, ¿verdad? Eso vale para los paraguas, las ruedas de repuesto y, sí, los abogados de divorcios.

Tanto si optas por contratar a un abogado como por enfrentarte al camino tú solo, recuerda esto: eres más fuerte de lo que crees y saldrás adelante. ¡Cuídese!

Descargo de responsabilidad: Este artículo tiene carácter informativo y no constituye asesoramiento jurídico. Consulte a un abogado para que le asesore sobre su situación específica.

Related Posts

Get Free Legal Advice

Get FREE answers from attorneys with just a few clicks.